Por el cauce de la vida

Hasta el 10 de mayo.

Por el cauce de la vida es el título de la exposición en la cual el artista plástico Luis Alberto Hernández desnuda su alma en el Espacio de Arte La Casa de Piedra de Garachico.

Luis Alberto Hernández no se reserva nada para sí mismo en lo que se refiere a su obra. “Si en mi vida cotidiana soy tímido, en mi obra soy mucho más osado”, asegura. No existen misterios internos en sus dibujos ya que él considera que esta vertiente del arte “es el reflejo del alma del autor”. Por eso, desnudará su alma en Garachico con ‘Por el cauce de la vida’.

El artista plástico inaugurará la muestra el próximo sábado 21 de marzo en el Espacio de Arte La Casa de Piedra a las 19.30 horas. Se trata de la primera vez que Hernández expone de manera individual en la villa. En la década de los setenta, el gomero participó en una colectiva pero “no es lo mismo”, afirma.

“Quiero salirme”, dice el gomero afincado en Madrid. Tras más de cuarenta años de trayectoria, el artista se encuentra en una etapa en la que “con la edad te vas quitando las capas de la cebolla. Yo hago esto, si te gusta bien… y si no, tan amigos”. No obstante, considera básico exponer para terminar: “la obra tiene que ser vista por el espectador para que esté finalizada… lo que le puede aportar tu arte al público y lo que el público aporta a tu arte. Eso es, tú con la obra y la obra contigo, o el autor con el espectador”.

‘Por el cauce de la vida’ traerá hasta Garachico alrededor de 60 dibujos y esculturas. “Soy más pintor que escultor”, se autodefine y de ahí que resuma su muestra como “una búsqueda a través del dibujo de mi mundo interior”. Hernández cree que el dibujo es la base fundamental de un creador plástico y es un pensamiento compartido por más artistas. Según él “la pintura y la escultura son más mentirosas. El dibujo es la mano del autor, es un reflejo sin ambages, no hay maquillajes, no hay color. Solo el blanco y negro y los matices. A mi particularmente, me llega al alma”.

Deja un comentario