Matar la culebra

16 de febrero.

Matar la culebra o “El Mataculebra” es uno de los géneros más curiosos e interesantes del folklore musical de las Islas Canarias y se desarrolla en el marco de los Carnavales del Puerto de la Cruz.Decenas de niños, escolares de los centros educativos de Puerto de la Cruz, han sido hoy los protagonistas del ritual “Matar la Culebra”, en las diferentes calles de la Ciudad turística y que lograron captar la atención de centenares de turistas que se agolpaban allá donde se realizara la representación al ritmo de “calabazón, son, son,…”.

Horario: 18:30 horas.


El antiguo ritual del “Mataculebra”.

“Mataculebra” es un antiguo ritual que llegó a Canarias a finales del siglo XIX de la mano de los emigrantes canarios que regresaron de Cuba y cuyo origen se remonta a los esclavos africanos de la isla caribeña, llegando a formar parte ya de nuestro patrimonio cultural, dentro de lo que conocemos como folclore de emigración, en este caso compuesto por música, danza y representación escénica.

Durante estos años, el proyecto educativo se ha ido arraigando y contribuyendo de manera sobresaliente a la difusión de esta vieja tradición, pasando a convertirse en uno de los elementos singulares de la cultura popular y del Carnaval de Puerto de la Cruz, llegando a llamar la atención de viajeros e incluso medios de comunicación extranjeros.

Esta iniciativa ha permitido divulgar, impulsar y promover una manifestación cultural que, a la ciudadanía de este municipio, le provoca una sensación de pertenencia y de orgullo por haber conservado una tradición que ha llegado del exterior y que, incluso, se ha perdido en el lugar de origen.

Sin duda el también conocido como “Mataculebra”, con el pasar irremediable de los años, se ha convertido en uno de los géneros más interesantes y singulares de los Carnavales de Puerto de la Cruz, en el que un grupo de jóvenes ataviados con ropas blancas y el cuerpo pintado de negro cantan y bailan al son del tambor por las calles del casco antiguo de la ciudad turística, que se encargan de matar a golpes al símbolo del mal y del poder que mantiene la esclavitud del pueblo.

Este espectáculo que nos ofrece 20 minutos de música, danza y espectáculo es parte del denominado “folklore de emigración” y constituye una de las aportaciones que, a finales del siglo pasado, hicieron los emigrantes que habían regresado de Cuba.

En la isla de Cuba fue la expresión de los esclavos de color y de los blancos, pintados de negro (“la Gentualla”). Al principio se representaba el día de Reyes y sucesivamente, tras la abolición de la esclavitud en 1880, durante los carnavales. La culebra simboliza el poder y con este ritual se satirizaba el sistema esclavista, realizandose en La Habana en el patio del palacio de los Capitanes Generales.

Hace ya 14 años, desde 1999, el Área de Cultura, a través del Grupo Folklórico y Danzas Tradicionales del Centro Superior de Educación de la Universidad de La Laguna, comenzó a trabajar con la población escolar infantil de Puerto de la Cruz en el rescate del “Mataculebra”, volviéndose a escenificar en los lugares más significativos de la ciudad, y que viene a satirizar al sistema esclavista vivido en Cuba, encarnando el “mal poder” en la culebra.

Al principio de los años cincuenta ya no se representaba en Cuba y también en el Archipiélago, se fue paulatinamente abandonando este ritual de “Matar la Culebra”, con la única excepción del Puerto de la Cruz, donde se representó hasta el año 1985. La manifestación consistía en desfilar por las calles y matar a simulacros de culebras en diferentes rincones del casco.

Al parecer en el Puerto de la Cruz esta costumbre fue introducida a finales del pasado siglo por un Manuel Díaz, un cubano que había regresado a Tenerife, popularmente conocido por “Manuel Catalina”. En manos de sus descendientes, “los Catalinas”, se ha mantenido latente la tradición.”

Hoy en día “Matar la Culebra” es uno de los actos más singulares de los Carnavales de Canarias y se realiza el lunes de Carnaval y consiste en un grupo de jóvenes con ropas blancas al estilo caribeño y el cuerpo tiznado cantan y bailan al son del tambor por las calles de la ciudad.

Son los llamados Negritos Chacandela que, mediante un curioso ritual con una cruz y una imagen de San Antonio, y en presencia de un personaje denominado “El Mayoral”, matan a golpes la reconstrucción de una culebra, símbolo del mal y del poder en un sistema donde permanece la esclavitud.

La obra de Manuel J. Lorenzo Perera: “Matar la Culebra: Una tradición Canaria de origen Afro/Cubano”, relata de forma exhaustiva todos los pormenores de esta manifestación folclórica de importación.

Deja un comentario