La hora del cuento en Los Realejos

La hora del cuento en Los Realejos, estreno una nueva temporada del ciclo de narración oral en familia en la Biblioteca Municipal Viera y Clavijo.

Hasta junio de 2018.

La Biblioteca realejera acogerá los últimos sábados de mes el nuevo curso de cuentacuentos.

La concejala de Educación de Los Realejos, Sandra Pérez, anuncia la reedición de una nueva temporada del ciclo de narración oral en familia del municipio ‘La hora del cuento’, iniciativa promovida por el Ayuntamiento que consiste en jornadas de cuentacuentos para la promoción de la lectura conjuntamente con la presencia de padres e hijos.

La primera de las citas de este nuevo curso será este sábado 28 de octubre a las 11:00 horas de la mañana en la Biblioteca Municipal Viera y Clavijo.

Detalla Sandra Pérez que “muchas veces se programan actividades de animación a la lectura para los más pequeños en el seno de sus centros escolares, sin la presencia de sus padres, pero es vital fomentar este hábito compartiendo actividades unos y otros para que puedan mantener ese mismo interés en casa”.

En este sentido, ‘La hora del cuento’ trata de abordar esta oportunidad para el disfrute cultural en familia, una cita que se repetirá en esta nueva temporada todos los últimos sábados de mes hasta junio de 2018.

Para disfrutar de esta actividad, siempre con carácter gratuito, se mantiene el mismo formato de inscripción previa a través del correo electrónico bpmvierayclavijo@hotmail.com o del número de teléfono 922.34.10.07, con plazas limitadas hasta las 20 primeras familias que cursen su solicitud, para garantizar así el correcto desarrollo de la jornada de cuentacuentos y animación a la lectura.

La citada sesión de este sábado correrá a cargo del narrador Juan Carlos Toste, de Colorín Colorado Cuentacuentos, que ofrecerá la novedosa propuesta ‘Cuentos + scrapbook’.

La iniciativa se enmarca en la campaña de promoción cultural del municipio ‘En Los Realejos la cultura no muerde, acércate’, así como en toda la programación anual dirigida a los más pequeños como ‘Ciudad Amiga de la Infancia’.