Jugar para crecer

Jugar para crecer en Adeje, una iniciativa bajo el lema “El Juego sin Excusa” por medio de la cual el Ayuntamiento proporciona una atención especializada a los y las menores que se encuentran en una situación de vulnerabilidad.

23 de junio 2016.

Recientemente, el Ayuntamiento adejero expuso en el “Primer Congreso Internacional de Psicomotricidad y Neurociencias: un enfoque relacional”, celebrado en la Universidad Ramón Llul de Barcelona, el proyecto “Juego Sin Excusa.

Una propuesta desde la Psicomotricidad ante el daño emocional”, iniciativa que las áreas de Protección a la Salud y Calidad de la Vida y de Bienestar Social y Atención a  la Diversidad desarrollan, conjuntamente, para atender a niños y niñas en situación de gran vulnerabilidad  o que son susceptibles de desarrollar trastornos emocionales graves y otras patologías relacionadas.

“Con esta iniciativa, el Ayuntamiento proporciona un necesario espacio de libertad a quienes han padecido situaciones de maltrato físico y/o emocional, posibilitando la vivencia de experiencias placenteras y enriquecedoras en un contexto seguro”, aseguraron las concejales  del proyecto, Carmen Lucía Rodríguez del Toro, concejal de Atención a la Discapacidad e Isabel Fernández González, concejal de Bienestar Social y Atención a la Diversidad, respectivamente.

La ponencia presentada en el congreso es el resultado de un estudio realizado con un grupo de participantes del Centro de Día municipal. Dicha investigación  se llevó a cabo durante sesiones de psicomotricidad realizadas con frecuencia de una hora semanal, en las que se evaluaba  de forma continua y  a través del registro narrativo de las sesiones, el análisis y la discusión de videos, la cumplimentación de escalas sobre parámetros psicomotores, así como otra específica sobre la creatividad especialmente diseñada por el equipo de trabajo para este proyecto.

“El Juego Sin Excusa sostiene un marcado carácter interdisciplinar e interdepartamental y persigue criterios de eficiencia, donde a través de la implantación de recursos conjuntos, será beneficioso para las ocho personas menores que forman parte de esta iniciativa”, matizaron las responsables.

El objetivo es aprender jugando, de esta manera, el proyecto presenta un carácter preventivo respecto al desarrollo de posibles dificultades en la niñez y al mismo tiempo, supone una alternativa de intervención que da lugar preferente al cuerpo y a su expresividad, aspectos que muchas veces quedan relegados a un segundo plano.

Las sesiones se llevan a cabo en la sala polivalente del Centro de Atención a la Discapacidad Los Olivos, espacio alternativo de juego espontáneo, libre y seguro, donde niños y niñas  pueden tener nuevas y positivas vivencias y darles un nuevo significado.

Los profesionales  hacen una propuesta de material a los niños y niñas quienes elaboran juegos de una forma libre y creativa.   Los juegos seleccionados son la herramienta a través de la cual se proporciona una lección de vida y un aprendizaje, que siempre van aparejados a las competencias que se estén trabajando durante la sesión.

El resultado obtenido hasta ahora ha sido  muy beneficioso, aseguraron las concejales “hemos podido apreciar como los niños y las niñas aprenden a relacionarse entre sí, pierden el miedo y desarrollan empatía, confianza y seguridad en la toma de decisiones”.

En definitiva, “es un proyecto social con el que pretendemos contribuir al desarrollo de los y las menores, queremos contribuir a mejorar su calidad de vida y potenciar una infancia feliz y al mismo tiempo, reivindicar el derecho que tienen los niños y niñas a ser, crecer y vivir como niños y niñas”.

Deja un comentario