III Proyecto Libro Fórum Canario 2016

III Proyecto Libro Fórum Canario 2016 en el Centro Cultural Príncipe Felipe de Tegueste, ubicado en las instalaciones del teatro teguestero.

6 de septiembre.

Esta sexta sesión del tercer ciclo proyecto Libro Fórum Canario que tendrá como protagonista a la escritora María Candelaria Pérez Galván y su obra “El cazador de la inocencia”.

Esta cita literaria, que comenzará a partir de las 19:15 horas, supone un paso más en la consolidación del proyecto Libro Fórum Canario de Tegueste, una iniciativa del profesor José Ramón Sampayo Rodríguez y con la que se crea un foro de debate literario para difundir a la población las obras literarias de los autores canarios vivos.

Esta sexta sesión del tercer ciclo posibilitará el encuentro de María Candelaria Pérez Galván con las personas que hayan leído la obra escogida para este día, “El cazador de la inocencia”, y así poder comentarla y debatirla con el aliciente extraordinario de que uno de los interlocutores es el propio autor de la obra elegida.

En primer lugar (19:15 horas) se producirá un encuentro entre el director del proyecto y los lectores. Posteriormente, a partir de las 20:15 horas, tendrá lugar el encuentro de Elena Villamandos con las personas que hayan leído la obra escogida para este día y así poder comentarla y debatirla con el propio autor.

El proyecto del Libro Fórum Canario de Tegueste supone un salto decisivo para profundizar en la identidad colectiva, de ahí que esta iniciativa quiera convertirse en un punto de encuentro estable alrededor de un libro y de su autor.

Este proyecto cultural tiene un objetivo múltiple, que es acercar a la población a los autores canarios vivos, permitiéndoles una intercomunicación y un enriquecimiento recíproco; además de para dar a conocer en profundidad la literatura de se hace en la actualidad en las Islas.

 

“El cazador de la inocencia”.

 

“El cazador de la inocencia” (Idea Ediciones) narra la historia de una comunidad de conejos, junto a otros animales, campa a sus anchas en su particular paraíso terrenal, un prado cercado por una inexpugnable zarzamora.

Una feroz sequía, primero, y un feroz incendio, después, arrasan en su totalidad el paraje mítico.

De entre la devastación y la ceniza surgirá el cazador, que dará buena cuenta de la inocencia vulnerada que encarnan estas criaturas.

Pero las aguas volverán a su cauce y la fresca hierba tapizará de nuevo el prado. Otro hábitat es posible.

El conejo ermitaño aprovechará para dar un sabio consejo: “bajad en cada puerto del trayecto y revolcaos con la vida en todos los mercadillos que encontréis.

Volved para contarlo con pelos y señales y enriqueced la imagen del mundo y de la vida de vuestros congéneres. Llenad de ímpetu el devenir.

Abarcad espacio vital con las variadas experiencias”.
Para Cecilia Domínguez Luis, Premio Canarias de Literatura 2015,  la novelo “El cazador de la inocencia” no es un libro amable ni consolador, “sino que nos obliga a adentrarnos en un mundo que, desgraciadamente, no nos es del todo desconocido.

En ese lado oscuro que querríamos pero no debemos olvidar.

“Lo primero que nos sorprende de este libro es que sus protagonistas son animales propios de los prados: conejos, musarañas, hormigas, cigarras…

Esto nos podría dar la impresión de que estamos ante una fábula, en cierto sentido, amena y apacible, pero nada más lejos de esto. El libro es una alegoría terrible sobre la tiranía, sobre la perversidad; en definitiva sobre el mal. Pero, sobre todo, es un libro que nos obliga a considerar que, a pesar del camino recorrido, la posibilidad de caer en la tiranía sigue ahí, sobre todo si olvidamos.”

Deja un comentario