I Festival Internacional de Mimo en Garachico

I Festival Internacional de Mimo en Garachico; José Piris, su Compañía Mimox, Cristina Collado y Esther Muñoz son los primeros nombres que han confirmado su participación.

28 – 30 de abril.

Tras una trayectoria en la que ha trabajado junto a actores mundialmente reconocidos como Marcel Marceau, Lindsay Kemp o Darío Fo, José Piris ha aglutinado diversas escuelas y estilos para dar forma a una nueva metodología y línea pedagógica que toma como nombre Nouveau Colombier legado esencial del Teatro del Gesto.

También tendremos la oportunidad de disfrutar de la compañía que el propio Piris ha fundado, la Compañía Internacional Mimox Teatro, que ha desarrollado más de treinta propuestas escénicas vinculadas al mimodrama, el clown y el nuevo circo, la máscara, la Commedia dell ́Arte, el bufón y el grotesco, el mimo danza, el musical y la ópera, el performance, el teatro ritual, body-art y body-painting, el teatro de calle, el teatro clásico o el teatro de objeto.

Además de estas propuestas escénicas, el I Festival Internacional de Mimo de Garachico nace con una clara vocación formativa.

Está previsto un Curso de Teatro Físico y Mimo Contemporáneo, de ocho horas de duración, para actores, intérpretes, bailarines, clowns, cantantes de cabarets y performances.

También hay previstas varias reuniones con alumnos del Conservatorio Superior de Música y con la Escuela de Actores de Canarias.

El I Festival Internacional de Mimo es un proyecto original de los artistas canarios Ezequiel Barrios y Carlos Castañeda, con apoyo del Ayuntamiento de Garachico.

 

El arte de expresarse en silencio.

Por Aránzazu del Castillo.

Desde el origen de nuestros tiempos, el hombre de las cavernas trataba de comunicarse con los de su misma especie a través de quejidos guturales y movimientos espasmódicos del cuerpo.

A medida que fue afianzando su existencia en la Tierra, estas formas de comunicación fueron evolucionando y los sonidos y movimientos primitivos iniciales fueron adquiriendo melodía y forma de música y danza.

En este proceso de especialización, aunque mucho más adelante, surge el mimo.

Considerado el arte del gesto, el mimo hace referencia tanto a la forma dramática que prescinde de las palabras, como al actor que representa esta clase de acciones.

Este tipo de manifestación artística, en ocasiones también denominada, pantomima o micromimo, se vale exclusivamente de los gestos y de los movimientos corporales para imitar o representar mediante símbolos una realidad.

Pero esto no siempre fue así.

En sus orígenes, se apoyaba de la interpretación hablada y cantada, además de la corporal. La esencia del mimo, esto es, el empleo de la expresividad del cuerpo para comunicar ideas o historias tiene un origen muy antiguo, como se habrá podido constatar en el primer párrafo.

Sin embargo, la aparición del mimo como recurso artístico en sí mismo podría situarse en la Antigua Grecia y muchos filósofos dejaron constancia de este hecho en sus escritos.

Para Plutarco, por ejemplo, era una manifestación de las danzas de Apolo, mientras que Casiodoro lo identificaba con la musa Polimnia.

En la Antigua Grecia, los Sycionianos fueron los primeros en representar mediante pantomimas historias relacionadas con motivos humanos y primarios (comida, sexo, etc.) con una particularidad: iban sin máscara y en su lugar, se embadurnaban la cara con sebo y trozos de papiro.

Los Ithypalos, en cambio, parecían ser un poco más tímidos. Utilizaban máscaras para esconder sus rostros y su temática principal era el hombre como fuerza continuadora de la especie.

Este complemento, la máscara, fue sustituido durante algún tiempo en Roma por el sombrero, después de que un mimo con estrabismo venido del extranjero quisiera disimular su pequeño defecto bajo el ala del mismo.

Sin demasiado éxito entre los artistas, el sombrero acabó quedando desbancado de nuevo por la máscara, cuyo protagonismo perdura hasta nuestros días.

Hasta entonces la pantomima era un recurso más de los empleados para representar las legendarias hazañas de los héroes de la época y de los personajes fantásticos de la mitología, pero siempre acompañaba a la acción hablada, cantada o bailada.

Fue por culpa -o fortuna- de un accidente que naciera el mimo como género independiente.

Se encontraba Livio Andrónico (284 a. C. -204 a. C.), un escritor épico romano de origen griego, representando una de sus obras dramáticas en Roma cuando repentinamente se vio atacado por una afonía que lo dejó sin poder articular palabra.

Ante la expectación del público, Livio resolvió la situación pidiendo a uno de sus esclavos que recitara sus poemas mientras él subrayaba con gestos cada una de las palabras de la acción. No solo fue un éxito, sino que se puso de moda.

Después de este oportuno incidente, muchos artistas de la época siguieron la iniciativa de Livio, ya sin esclavo que leyera el poema y utilizando máscaras y cambios de vestuario para dar mayor expresividad a sus representaciones.

Y así nació la “pantomima” (del griego pantomimos, que significa “el que todo imita”) como una forma dramática en sí misma y que ha seguido evolucionando y ampliando horizontes hasta la actualidad.

 

ENTREVISTA ROFE PRODUCCIONES.

Por Paula Albericio.

Ezequiel Barrios y Carlos Castañeda forman Rofe Producciones, proyecto profesional que nació de la inquietud de sus fundadores por dar un salto al mundo de la cultura y las artes y que gira en torno a tres ejes fundamentales: la formación, la producción y la gestión.

En el curriculum de Rofe Producciones se halla la representación artística y de espectáculos tales como Gospel Shine Voices, Tak-Nara Percussion Group, Crizel y Tango Para 5. Todo sin olvidar proyectos pedagógicos como Percuhistorias.

Ahora están embarcados en el I Festival de Mimo de Canarias, que se celebrará en Garachico, Tenerife, del 27 al 30 de abril y el cual nos presentan en esta entrevista.

– ¿Cómo surgió la idea?

La idea surge con la motivación de buscar una oferta cultural diferente, que no tuviera todavía un espacio cubierto en el tejido cultural de Tenerife y de Canarias. Es por eso por lo que desde Rofe Producciones apostamos por una de las disciplinas más bellas y expresivas de las artes escénicas, como es el Mimo y el Teatro Gestual.

– ¿Por qué en Garachico?

Garachico es uno de los pueblos más bellos de la isla de Tenerife, además de contar con unos espacios idóneos para acoger un festival de este tipo. Además, los últimos años se ha creado en el pueblo un ambiente cultural único en nuestra isla, de la mano del Proyecto Área Garachico. Es por esto por lo que apostamos por Garachico para llevar a cabo el I Festival de Mimo de Canarias.

– ¿Qué otros apoyos han podido recabar?

Estamos esperando por el apoyo del Gobierno de Canarias y del Cabildo de Tenerife.

– ¿Cuándo, dónde, a qué hora y a qué precio serán los espectáculos y las master class?

Los espectáculos son los días viernes 28 a las 20:30h. Mimo Lab sábado 29 a las 20:30h, José Piris y Mimox domingo 30 a las 20:30h, Esther Muñoz. La entrada a todos
los espectáculos es gratuita. El taller para actores es el día 28 desde las 9:30 hasta las 20:00 con un descanso de 14:00 a 16:00. La charla master todavía estamos fijando horario

– Indíquennos la manera de disfrutar mejor esos días de los espectáculos programados.

Garachico tiene una gran oferta gastronómica, de paisaje y de diferentes lugares de interés y dado que el festival se desarrolla durante un fin de semana y donde el lunes siguiente es festivo, invitamos a poder pasar el día disfrutando de la gastronomía, de disfrutar el paisaje y al final del día terminar de una forma diferente y gratuita como sería cada espectáculo.

Cada espectáculo es diferente y con puestas en escena muy distintas una de otra, por lo que podrás asistir a todas.

– ¿Qué diagnóstico hacen de las artes escénicas en Canarias?

La verdad es que no consideramos que estemos en una posición como para hacer un diagnóstico claro, simplemente porque como empresa, hemos llegado relativamente pronto. Lo que sí que queremos hacer de verdad es que el Festival Internacional de Mimo de Canarias tenga un buen lugar y sea un referente en el ámbito cultural de Canarias.

El Mimo es un arte muy bello, que tiene la capacidad de comunicar sin usar las palabras, y eso a nosotros nos fascinó desde el primero momento, por lo que quisimos darle un espacio propio en un marco incomparable como es Garachico y sus increíbles espacios.

Deja un comentario