Fiesta de San Sebastián 2016 en Adeje

Fiesta de San Sebastián 2016 en Adeje, una celebración que se remonta a finales del siglo XIX y reúne a miles de peregrinos. Como cada año, se ha preparado un interesante programa de actividades entre las cuales destaca la comitiva de jinetes que acompañan a la imagen la mañana del 20 de enero a lomos de sus caballos.

15 – 20 de enero.

La habilidad de los jinetes a la hora de introducir a los animales en el mar, es todo un espectáculo que combina la devoción a San Sebastián, el amor por los animales y la superación personal de cada uno de ellos.aSAN SEBASTIÁN, UNA TRADICIÓN. Exposición al aire libre con imágenes del fondo fotográfico municipal.

 

Programa de la Fiesta de San Sebastián 2016 en Adeje.

 

15 de enero.
Presentación del libro y exposición fotográfica: San Sebastián. Significado e historia para Adeje
Entre las efemérides que conmemora el municipio de Adeje en 2016, ocupa un lugar ciertamente destacado el de la llegada de la talla deSan Sebastián, que cumple ahora su primer centenario.
Con este motivo el Área de Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de Adeje presenta el libro y la exposición: “San Sebastián, significado e historia para Adeje”. Esta publicación se acerca al origen de esta devoción y a las especiales características que en Adeje ha tenido el culto a San Sebastián, signo de tantas y tantas promesas y uno de sus más acrisolados símbolos religiosos.
19 de enero.
20:00 h.
ERMITA DE SAN SEBASTIÁN
Misa cantada por la Parranda El Mesturao en honor a San Sebastián Mártir.

21:00 h.
Procesión con la imagen de San Sebastián
Acompañada por la Banda del Patronato Musical de la Histórica Villa de Adeje.
A su regreso al Templo ofrenda de fuegos artificiales.

20 de enero.
12:00 h.
Eucaristía en honor a San Sebastián Mártir, cantada por el Coro Parroquial Santa Úrsula de Adeje.
A continuación se procederá a la procesión por el recorrido de costumbre, acompañada por la Banda del Patronato Musical de la Histórica Villa de Adeje. A su término tradicional bendición de animales.


El culto a San Sebastián en Adeje.

San Sebastián, co patrono del municipio de Adeje junto la Virgen de la Encarnación y a Santa Úrsula, celebra su fiesta el 20 de enero.

Se ha convertido en este tiempo en una de las celebraciones que más personas congrega de todo el Sur de Tenerife. Así queda demostrado por la gran afluencia de gente que se da cita en el mítico sitio de La Enramada, relacionadas de alguna manera con la agricultura y ganadería de la comarca y la Isla.

En los festejos de San Sebastián participa todo el pueblo de Adeje y también gentes venidas de los dos municipios limítrofes, del norte de la Isla e incluso de la vecina Gomera. Desde nuestros mayores, que no pierden la ocasión de hablar de la fiesta de antes, hasta los más pequeños de la localidad han hecho de esta festividad un obligado punto de encuentro y convivencia que se inicia en la víspera.

El día grande de San Sebastián comienza a primera hora de la mañana, con la santa misa, tras la cual, la venerada imagen parte desde el templo hacia el mar, precedida por una comitiva de jinetes. A lomos de sus caballos sorprenden año tras año, a los curiosos congregados en la zona, con su habilidad a la hora de introducir a los animales en el mar, un espectáculo que combina la devoción a San Sebastián, el amor por los animales y la superación personal de cada uno de ellos.

Además de este singular encuentro ecuestre, todos los presentes, pero de manera muy especial los más pequeños, disfrutan con el paseo romero acompañado de bueyes, vacas, cabras, ovejas, camellos y perros pastores. Éste concluye en la Plaza de San Sebastián, donde el párroco procede a la bendición de los animales.

La música y bailes de la región (folias, isas, seguidillas, tajarastes) de los ventorrillos y parrandas, los productos artesanales canarios, la comida y los vinos de las Islas y el municipio tienen su protagonismo para abastecer a los miles de congregados que se dan cita en los alrededores de la vieja ermita que lleva el nombre del santo y milagrero patrón.

 

Historia de la Fiesta de San Sebastián de Adeje.

Esta es una fiesta muy antigua. Se inició en los primeros años del siglo XVI en un lugar de culto previo a la Conquista y, con el devenir de los años, se ha ido adaptando a las nuevas costumbres.

Con los años, campesinos y ganaderos de Adeje y de toda la Isla fueron incrementando su devoción por este santo patrono, pero de forma muy especial por la talla de San Sebastián que se encontraba en la vieja Ermita. A esta imagen le atribuyen numerosos milagros. Todavía hoy, muchas son las personas que recurren al San Sebastián de Adeje con la esperanza de una rápida curación de sus dolencias o para solicitar algún favor o cumplir con la promesa.

Esta festividad propicia un encuentro en el que mayores y jóvenes reviven una tradición que sobrepasa lo religioso, contribuyendo al fortalecimiento del espíritu de convivencia y armonía entre los habitantes de la comarca.

 

El diluvio de San Sebastián.

La tradición oral, memoria popular de nuestros mayores, sobre la festividad de San Sebastián en Adeje nos remonta a un hecho que aconteció en los primeros años de la década de los ’50.

Por aquellos años en la celebración de la fiesta de San Sebastián en medio de un día soleado, con gente, animales y camiones, de repente, como a mediodía, el cielo comenzó a nublarse y comenzó a llover intensamente. El barranco corrió, como pocas veces lo había hecho, cogiendo a muchos de los romeros desprevenidos.

Una familia quedó atrapada en medio de un islote que se formó en el cauce del barranco, el nivel del agua había subido y no había manera de salvarlos. La Guardia Civil intentó tirarles una soga para que se agarraran a ella y así poder salir, pero fue imposible que la cuerda llegara hasta donde estaba la familia. El agua bajaba con tanta fuerza que las personas pedían a gritos que sacaran al santo para que intercediera y salvase a esa gente.

De modo que llevaron el cuadro antiguo de San Sebastián, ya que Don Marcos el párroco no quería que sacaran la talla por temor a que se estropeara. Según relatan, al llegar la imagen del santo a la orilla del rio, el agua se calmó “milagrosamente” y con una cadena humana, hecha por los hombres que allí estaban, entre ellos Don Antonio, el ovejero, pudieron salvar a la familia que había quedado atrapada. Desde entonces se dice que: San Sebastián calma las aguas.

 

Fuentes del diluvio de San Sebastián.

En las fuentes escritas no existe ningún documento, por lo que hemos tenido que recurrir a las fuentes orales, la tradición que ha pasado de generación en generación sobre este diluvio. Se ha entrevistado a varias personas mayores, que nos cuentan lo que ellos vivieron en primera persona como testigos de los hechos, y otras personas que no estuvieron ese año en San Sebastián pero que dicen lo que les contaron sobre ese suceso.

Tampoco hemos podido precisar el año exacto de esa riada, ya que cada persona a la que entrevistábamos nos decía una fecha distinta, que iba desde el año 50 hasta el 55, por lo que generalizamos y establecemos que fue en la primera mitad de la década de los cincuenta del siglo XX.

Agradecer a todas y cada una de las personas que nos han transmitido sus testimonios, que en este caso se convierten en relatos históricos de los hechos que acontecieron en esa fiesta de San Sebastián en los años cincuenta.

Quienes nos han contado su versión de los hechos, y sin los cuales no hubiéramos podido contar esta historia son: Ana María Afonso Quintero, Pilar Afonso Pláceres, Maria del Carmen Rodriguez Quintero, Maria Luisa Vargas, José Francisco García, Ofelia Díaz Rivero, Antonio Rodríguez Rodríguez, Manuel Jesús Ramos Hernández y Francisco Lima Trujillo. A todos ellos, gracias por sus relatos.

 

Crónica de la llegada de la imagen de San Sebastián (29 de enero de 1916).

En la Biblioteca Virtual de Prensa Histórica hemos encontrado un artículo, publicado en la Gaceta de Tenerife el 29 de enero de 1916, de gran trascendencia histórica para Adeje, puesto que nos confirma la llegada de la imagen escultórica de San Sebastián a nuestro pueblo.

A continuación reproducimos el artículo publicado en Gaceta de Tenerife y que firma “Un adejero divertido”:

“DE ADEJE”.
En esta populosa, corte secular que fue de los Reyes aborígenes de Tenerife, se ha celebrado con extraordinaria solemnidad la fiesta de San Sebastián.

A las 8 y media de la mañana del 20, entre los repiques de las campanas y el estruendo de los voladores, acompañada de numeroso gentío que iba engrosando a cada boca de calle y en todos los caminos que conducen a los pueblos comarcales, fue trasladada en procesión desde la Parroquia hasta su ermita la nueva imagen de San Sebastián, obra maestra de fisiología y arte que basta ella sola a acreditar a la casa escultórica que lo ha sido la Valenciana de Bririllo.

Ya allí, espectáculo, tierno y revelado de intensa fe resultó el de las muchísimas docenas de personas que en cumplimiento de alguna promesa al esclarecido Mártir le ofrecieron o una larga caminata de rodillas o dinero o velas o figuras de cera o todo eso junto. Como nota curiosa se puede apuntar que un pastor dio de beber de la leche de sus cabras ( que pasaban de cien) a todo el que quería en virtud del cumplimiento de una promesa hecha al Santo Mártir que le curara a muchas de ellas de alarmante enfermedad. Otros por idéntico favor, pasearon hasta la ermita a sus caballerías, sus vacas y hasta sus perros.

Acabado este piadoso movimiento que duró cerca de dos horas se cantó la letanía y a continuación la Misa dicha `por el V. Párroco D. Eulogio Gutiérrez Estevez alma de la fiesta por el celo desplegado en la traída de la preciosa escultura del Santo y en el agrandamiento de la Capilla.

El sermón que fue al aire libre estuvo a cargo del Rdo. P. Alfonso Serrablo, que estuvo a la altura de su renombrada celebridad, y que agradó a todos los concurrentes que pasaron de dos mil.

Luego se organizó la procesión hasta la orilla del mar en la que sobre andas cuajadas de preciosos ramilletes de flores fue paseada la bien esculpida Imagen del egregio Mártir al estampido de millares de cohetes y al murmurio de plegaria fervorosas y rasqueo de guitarras vibrantes.

Después la ingente muchedumbre fue saboreando la abundante y suculenta comida que llevaran, arreglada de sus casas y a la caída del Sol se organizó una brillante cabalgata compuesta con más de cien, entre camello y de más bestias de carga que nos trasladaban a los felices tiempos de los Patriarcas.

En fin un día venturoso para el cuerpo y para el alma y próspero para la religión y aun para la economía de la villa.

Un adejero divertido.

Esta crónica relata los hechos acontecidos en esa histórica festividad de San Sebastián, dejando constancia escrita de la llegada del santo que tanta veneración tiene en Adeje.

Hemos indagado sobre la casa escultórica valenciana de Bririllo, pero no hemos encontrado ninguna referencia. Suponemos que debió ser obra algunos de esos maestros artesanos que trabajaban en esas casa-talleres y que tanta producción artística realizaron en Valencia durante el último tercio del XIX y principios del siglo XX. Viendo la obra del imaginero valenciano Carmelo Vicent Suría ( 1890-1957), encontramos paralelismos en la talla.

Desde el punto de vista escultórico, el San Sebastian de Adeje posee un clasicismo manierista en la ejecución de la pieza, destaca el movimiento del cuerpo y los brazos a través de una curva praxiteliana. Cabe destacar la expresión del rostro, una mezcla de dolor y placer que recuerda al Éxtasis de Santa Teresa de Bernini. Es de tamaño académico, inferior al natural, realizado en madera tallada y policromada. La imagen sobresale por su belleza y sobre todo por la profunda devoción popular arraigada, generación tras generación en Adeje y el sur de Tenerife.

Sobre el párroco Don Eulogio Gutiérrez Estévez ( 1851-1917), natural de Icod de los Vinos y que estuvo 17 años en Adeje, el historiador Octavio Rodríguez Delgado en su blog, tiene un interesantísimo artículo que habla sobre la vida de este párroco al que debemos la adquisición de esta venerada imagen.

Deja un comentario