El mundo subterráneo del Parque Nacional del Teide

19 de mayo.

El mundo subterráneo del Parque Nacional del Teide ha recibido la visita de un grupo de investigadores descubirendo una nueva especie de coleóptero, totalmente ciego y despigmentado. y posiblemente tres nuevas especies de cucaracha, araña y ciempiés.

El Grupo de Investigaciones Entomológicas de Tenerife (GIET), con la financiación y colaboración del Gobierno de Canarias (Parque Nacional del Teide) y la Concejalía delegada de Medio Ambiente del Ayuntamiento de La Orotava, a través del Centro de Educación Ambiental Municipal, ha realizado un estudio faunístico con el propósito de aumentar el conocimiento y la distribución de la fauna que habita el medio subterráneo del Parque Nacional del Teide.

En el Parque Nacional del Teide, a varios metros bajo la tierra, donde la oscuridad es completa y reina el silencio, la vida también se manifiesta en multitud de formas endémicas. A las especies que desarrollan todo su ciclo de vida bajo tierra se las denomina subterráneas o troglobias.

Dado la extrema dureza de este hábitat las especies han adquirido una serie de adaptaciones tan extremas que las convierten en las mejores adaptadas, pero también, les imposibilita vivir fuera del medio subterráneo, convirtiéndose de esta forma en especies cautivas del reino del silencio.

El medio hipogeo en Canarias está constituido por un sistema de tubos volcánicos y una amplia red de grietas y fisuras conectadas entre sí. Este medio constituye un hábitat peculiar y la fauna se adaptada a condiciones especiales por la falta de luz, alta humedad, temperatura constante y, sobre todo, escasez de recursos alimenticios por la ausencia de productores primarios.

Estas especies han desarrollado evolutivamente una serie de adaptaciones morfológicas y fisiológicas extremas. Entre las adaptaciones se observa: la reducción o la ausencia de ojos así como tegumentos (la piel o exoesqueleto de los insectos).

El estudio de la biología subterránea (bioespeleología) en Canarias ha tenido su origen y base principal en la Universidad de La Laguna. Desde la década de 1980, se han realizado innumerables estudios en todas las islas, y el Parque Nacional del Teide no ha sido una excepción.

No obstante, de las 63 cavidades inventariadas solo se han realizado estudios faunísticos en 8 de ellas. Pese al reducido número de cavidades estudiadas, se han citado 23 especies de troglobios (de las más de 150 descritas en Canarias), de las cuales cuatro son exclusivas del Parque Nacional del Teide: un escarabajo (Micranopsmlejneki)y tres arañas(Walckenaeriacavernicola, Dysdera gollumi y Pholcusroquensis).

 

Mundo subterráneo del Parque Nacional del Teide

 

Descubrimientos subterráneos en el Parque Nacional del Teide.

 

La investigación en el Parque Nacional fue realizado en algunas de las cuevas que reunían a priori las características más apropiadas para la fauna subterránea así como la búsqueda de hábitats distintos que pudieran albergar fauna troglobia. Los resultados obtenidos en el conjunto del estudio superaron las previsiones más optimistas.

Como resultados más significativos cabe destacar la presencia de abundante fauna troglobia en los acúmulos de piroclastos (zonas de lapilli o picón) siendo este hecho una primicia mundial y, entre ellos, el descubrimiento de una nueva especie de coleóptero, totalmente ciego y despigmentado.

En las cuevas también se obtuvieron interesantes resultados como el descubrimiento de tres posibles nuevas especies: una cucaracha, una araña y un ciempiés; y a la aparición de tres especies troglobias no citadas anteriormente además se ha ampliado la distribución de otras siete dentro del conjunto de cuevas.

Todos estos resultados y el relativo desconocimiento que se tiene en sobre el medio subterráneo hacen hincapié en la necesidad de seguir explorando el mismo y las entrañas del Parque Nacional del Teide que atesora una importante y misteriosa fauna.

El edil delegado de Medio Ambiente en La Orotava, Luis Perera, subraya que “el objetivo, ahora, es lograr hacer realidad dos publicaciones sobre estos relevantes estudios: uno de carácter científico y otro divulgativo, ya que el fin primordial es extender los conocimientos sobre éstos para favorecer más la protección e implicar a la población en la conservación”. “Para ello también se espera contar con el apoyo de las administraciones públicas correspondientes”.

Deja un comentario