Carnaval de Guía de Isora 2016

Carnaval de Guía de Isora 2016 en la celebración el cual los jóvenes isoran recuperan la tradición carnavalera de “El Lucas” con el el proyecto EnluK2.0 a través del cual se va a recuperar la quema de “El Lucas”.

27 de febrero.

El próximo sábado saldrá de nuevo a la calle el equivalente isorano a la sardina del Carnaval. Una tradición iniciada en 1793 para denunciar la doble moral del párroco de la época. Se trata de una tradición que dejó de celebrarse en 2009 y que ahora se retoma gracias a la ilusión y al trabajo de los jóvenes.

La Concejalía de Juventud de Guía de Isora ha puesto en marcha este proyecto en colaboración con el Cabildo de Tenerife.

El objetivo es rescatar esta figura a través de la memoria colectiva, para lo cual los jóvenes han realizado un exhaustivo trabajo de investigación, entrevistando y recopilando información a través de los recuerdos que otras personas del municipio pudieran tener de esta tradición.

A lo largo de las últimas semanas se ha puesto en marcha un concurso de elaboración de “El Lucas” que ha ido llenando los espacios juveniles de Guía de Isora con distintas representaciones de este muñeco de trapo que competirán el próximo sábado 27 de febrero.

Ese día tendrá lugar un pasacalles entre las 19.00 y las 21.00 horas que se iniciará y concluirá en la plaza del centro cultural del casco isorano donde se procederá a la quema del muñeco. El acto concluirá con el Baile y Concurso de Viudas por lo que se invita a los asistentes a disfrazarse de mujeres de luto o de “El Lucas”.

A lo largo del mes de marzo se celebrará una exposición itinerante en la que se mostrará todo el trabajo desarrollado en estos meses y la documentación gráfica que han aportado los vecinos de forma desinteresada.

 

Historia de El Lucas de Guía de Isora.

 

Según el historiador José María Mesa Martín, “El Lucas” es un muñeco de trapo que representa la figura de José Ferrera, párroco que se instaló en Guía de Isora en 1762 y que emprendió una lucha para evitar la conducta inmoral que -a su entender- tenía la sociedad isorana del momento, especialmente durante los carnavales.

Según publica Mesa en su artículo “Guía de Isora, de sus Carnestolendas al Lucas: el romance del Lego de San Francisco”, el fraile don José Ferrera ejercía una doble moral que comenzó a ser criticada por los isoranos con la quema de una figura de trapo y paja, al que inicialmente se denominó “Fray Cuca”.

Esta tradición ha estado a punto de desaparecer varias veces a lo largo de la historia, pero incluso en el año 1940 cuando el Ministerio de la Gobernación prohibía los carnavales en todo el país, los isoranos lograron que El Lucas saliera a la calle acompañado de los cantos “Lu’ca fue y vino ayer” y “Fuego a Lu’ca”.

Deja un comentario